Déjanos tus datos si deseas recibir información.

NOMBRE Y APPELIDOS*

E-MAIL*

TELÉFONO / WHATSAPP*

TU MENSAJE*

DESARROLLO DE TU CONSULTA

Restaura la apariencia de tu cuerpo después del embarazo por medio de la técnica Mommy Hi – Def

Restaura la apariencia de tu cuerpo después del embarazo por medio de la técnica Mommy Hi – Def
26 novembre, 2019 Ximena Angarita

El embarazo es sin duda alguna uno de los procesos biológicos más importantes en la vida de una mujer, momento en el cual acontecen una serie de transformaciones fisiológicas, metabólicas y morfológicas destinadas a preparar el cuerpo de la madre para albergar en su interior una nueva vida en pleno desarrollo.

En relación a las transformaciones físicas acontecidas durante los nueve meses gestacionales destaco principalmente la aparición de un trastorno conocido como diástasis abdominal, alteración aparente que consiste en la separación progresiva de los músculos rectos que conforman las paredes abdominales con la intención de brindar espacio al útero para su progresiva expansión.

A medida que el feto completa cada fase del desarrollo embrionario, su cuerpo en crecimiento expande las paredes uterinas y abdominales desencadenando una notable pérdida de consistencia en dichas áreas; durante el periodo postparto saltan a la vista los efectos indeseados de este proceso, imposible de revertir por medio de dietas o ejercicio.

Múltiples encuentros con mis pacientes a lo largo de cientos de horas invertidas en valoraciones preoperatorias, me han permitido comprender que una de sus mayores preocupaciones en relación al embarazo consiste en las secuelas físicas derivadas de los cambios acontecidos en su cuerpo como parte del proceso de gestación; sin embargo mi recomendación como especialista sigue siendo la técnica Mommy Hi – Def orientada a la restauración quirúrgica de la armonía corporal revirtiendo los indeseados efectos secundarios del embarazo en el organismo.

Esta técnica demuestra resultados altamente satisfactorios en la restauración de la apariencia del abdomen gracias a la remoción quirúrgica de los excesos de piel alojados en dicha zona, adicionalmente las paredes abdominales son reforzadas recobrando su tonicidad natural sumado al efecto del ultrasonido que induce la óptima retracción de la piel, acentuando la demarcación atlética de las áreas musculares comprometidas.

Quirúrgicamente efectuamos una una incisión que mide 10 a 12 centimetros a la altura del pubis, accediendo a la parte más alta del abdomen para corregir con precisión la diástasis de los rectos abdominales; este procedimiento suele acompañarse por la remoción quirúrgica de las hernias umbilicales en caso de estar presentes y el reposicionamiento quirúrgico del ombligo con el propósito de mejorar la apariencia del abdomen. La incapacidad inicial es de tres semanas, al término de las cuales el paciente podrá reintegrarse a sus actividades habituales.

Durante los dos primeros meses de postoperatorio recomiendo hacer uso de una faja abdominal destinada a disminuir la inflamación e incentivar el adecuado recobro de las regiones intervenidas. Recuerde caminar durante la primera semana, alternando cada paso de manera lenta y controlada sin erguirse por completo, con la intención de evitar un exceso de tensión en la zona del abdomen.

De igual manera, a partir del cuarto día se recomienda la implementación de terapias de drenaje que se prologarán durante los primeros 20 días.

Posteriormente se recomienda iniciar estiramentos entre la segunda y tercera semana, dando paso a ejercicio de alta intensidad controlado desde la cuarta semana. Se debe tener espacial precaución con la realización de abdominales y ejercicios que exijan la contracción intensa del abdomen, siendo necesario en principio dar inicio al fortalecimiento de esta zona por medio de ejercicios isométricos, activación con planchas y trabajo de Core.

Es importante trabajar con la respiración para recuperar la movilidad completa del tórax y recordar implementar una buena postura para reforzar los músculos aledaños a las regiones intervenidas. El recobro completo de esta área se alcanza en un periodo aproximado de entre 3 a 9 meses, gracias a la producción de colágeno que estimula la cicatrización y recobro de las paredes abdominales sometidas a intervención.

0 Comments

Leave a reply

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

*