Déjanos tus datos si deseas recibir información.

NOMBRE Y APPELIDOS*

E-MAIL*

TELÉFONO / WHATSAPP*

TU MENSAJE*

DESARROLLO DE TU CONSULTA

Medicina regenerativa y plasma rico en plaquetas: la mejor alternativa para contrarrestar el paso del tiempo

Medicina regenerativa y plasma rico en plaquetas: la mejor alternativa para contrarrestar el paso del tiempo
26 noviembre, 2019 Ximena Angarita

La medicina regenerativa en el campo estético conocida comúnmente como terapia celular, ha permitido implementar los diversos avances en el campo de la cosmética facial a un sinfín de alternativas de reparación celular en la piel, retrasando el avance de los indicadores de la edad y atenuando el envejecimiento de los tejidos afectados por la ausencia progresiva de reservas de colágeno y elastina.

La regeneración celular tiene como objetivo incentivar la reparación de los tejidos intervenidos, atenuando arrugas y líneas de expresión al restaurar el volumen y la tonicidad de los tejidos dérmicos perdida con el paso de los años. De esta manera, por medio de la medicina regenerativa devolvemos la tonicidad de la piel a las áreas de mayor exposición a la intemperie, principalmente la cara, cuello, escote y manos.

Esta técnica suele hacer uso de los factores de crecimiento de la sangre de cada paciente, luego de un proceso de filtrado y centrifugado exhaustivo que separa el plasma residual de los factores de crecimiento primordiales para su posterior reutilización en las regiones de la piel que ameritan intervención; una vez infiltrados en el cuerpo, los elementos biológicos presentes en el plasma estimularán a los fibroblastos de la piel incentivando su reparación.

Este procedimiento es indoloro y permite alcanzar excelentes resultados en la regeneración celular gracias a la actuación de los diversos factores de crecimiento presentes en el plasma sanguíneo, actuando principalmente en la reparación de los vasos sanguíneos que irrigan la piel para acelerar su progresiva oxigenación y suministro de nutrientes. Uno de los efectos secundarios es la aparición de pequeños hematomas en las regiones donde las infiltraciones fueron llevadas a cabo, que desaparecerán al cabo de unos días.

Por lo general y como recomendación personal sugiero a mis pacientes adelantar unas 3 a 4 sesiones al año, con una periodicidad de entre 4 a 6 semanas, logrando así efectos visibles en la bioestimulación de los tejidos infiltrados. Recuerda en todo momento evitar la exposición a los rayos UV a menos que apliques en tu piel un buen protector solar con algún factor de protección equivalente a 50 o 60 fps.

En general no existe un margen mínimo de edad para llevar a cabo este tratamiento, aunque recomiendo que una vez cumplidos los 30 años y en presencia de los primeros indicadores del envejecimiento, los interesados acudan al especialista para llevar a cabo sesiones preventivas que retrasen la aparición de arrugas. Este tratamiento suele complementarse con las infiltraciones de ácido hialurónico, actuando de manera selectiva sobre ciertas áreas que ameritan de una intervención especial.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*