Déjanos tus datos si deseas recibir información.

NOMBRE Y APPELIDOS*

E-MAIL*

TELÉFONO / WHATSAPP*

TU MENSAJE*

DESARROLLO DE TU CONSULTA

Combate la hiperhidrosis y mejora tu calidad de vida

Combate la hiperhidrosis y mejora tu calidad de vida
30 mayo, 2018 Ximena Angarita

La sudoración es un proceso fisiológico desencadenado por la estimulación de las glándulas sudoríparas ejercida por el hipotálamo, permitiendo al cuerpo regular su temperatura como respuesta a las variaciones ambientales.

Sin embargo, algunas personas padecen de “hiperhidrosis” presentando alteraciones en su regulación térmica a través de un proceso de sudoración excesiva que se manifiesta aún permaneciendo en reposo y sin experimentar un aumento significativo de la temperatura ambiental. Esta afección acarrea un deterioro generalizado de la calidad de vida de quienes la padecen.

La hiperhidrosis se caracteriza por la excesiva producción de sudor en una o varias zonas del cuerpo, de manera crónica. Esto limita ampliamente las relaciones interpersonales de las personas que lo padecen ya que la sudoración se presenta en zonas visibles como las axilas, las palmas de las manos, las planta de los pies y la frente.

Según sea su grado de afección, este trastorno puede ser clasificado de la siguiente manera:

  • Grado I: La sudoración no se evidencia, ni impide la actividad normal del paciente
  • Grado II: La sudoración es a menudo tolerable, aunque en repetidas ocasiones impide la actividad normal del paciente.
  • Grado III: La sudoración es raramente tolerable y con frecuencia impide la actividad normal del paciente.
  • Grado IV: No es tolerable la sudoración y todo el tiempo interfiere con la actividad normal del paciente.

Aunque suele ser una enfermedad que frecuentemente genera estrés, ansiedad y limitaciones en el campo laboral, académico y social; en repetidas oportunidades los pacientes suelen guardar silencio, rehusando acudir al especialista cuando se manifiestan por vez primera los síntomas representativos de esta afección.

En relación a los tratamientos especializados orientados a mejorar la calidad de vida de los pacientes, su objetivo consiste en inhibir la secreción de las glándulas sudoríparas; siendo la toxina botulínica una opción altamente confiable que permite combatir este flagelo. Los compuestos constitutivos de la toxina botulínica, generan un bloqueo en la función de las glándulas sudoríparas, gracias a lo cual se reduce la producción de sudor en las áreas donde se administra esta sustancia. Luego de realizado el tratamiento el paciente puede reanudar sus actividades inmediatamente, mejorando considerablemente su calidad de vida.

Aunque la toxina botulínica es una de las opciones más efectivas a la hora de combatir la sudoración excesiva, existen otro tipo de tratamientos especializados como el lipocuretaje axilar, el laser subdérmico y técnicas de radiofrecuencia local; la efectividad de cada una de estas técnicas es variable y se recomienda acudir a un especialista para determinar las opciones que mejor se ajustan a cada necesidad.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*